Cómo gestionar los residuos médicos. Los desechos médicos son los desechos generados a través de actividades sanitarias infecciosas. Estos residuos deben clasificarse, desecharse, eliminarse y reciclarse.

Aprender a gestionar los residuos médicos apropiadamente es fundamental para no dañar el medio ambiente y garantizar la seguridad y salud de todos (personal médico, pacientes, visitantes, etc.). La gestión de residuos médicos está sujeta a estrictas regulaciones que deben conocerse y seguirse.

A continuación vamos explicar de forma breve cómo gestionar los residuos médicos paso a paso.

Cómo se clasifican los residuos médicos

Cómo se clasifican los residuos médicos

Tan pronto como se produzcan, los residuos médicos deben someterse a una clasificación selectiva. Por tanto, todos los profesionales sanitarios deben separar los residuos que generen y depositarlos en contenedores específicos. Entre estos resiudos nos podemos encontrar:

  • Objetos que han estado en contacto con sangre u otro fluido biológico,
  • Desechos anatómicos humanos,
  • Residuos con impacto psicoemocional (apósitos, compresas, bolsa de infusión, compresas, sobrecargas, mascarillas quirúrgicas, guantes, etc.)
  • Objetos punzantes, puntiagudos y afilados
  • Residuos citotóxicos peligrosos (partes anatómicas, medicamentos no utilizados, residuos de tratamientos anticancerosos: casetes de quimioterapia, aditamentos de infusión, etc.).

Embalaje y almacenamiento de residuos médicos

Los residuos médicos deben empaquetarse en un embalaje adecuado antes de desecharse. Deben embalarse en envases resistentes de un solo uso, adaptados a la naturaleza de los residuos y cerrados permanentemente al retirarlos.

Dependiendo del tipo de residuo que se genere, se almacenará en alguno de estos embalajes:

  • Residuos líquidos en bidones y latas para líquidos.
  •  OPCT (jeringas, bisturís, cuchillas, etc.) en cajas de agujas, mini recolectores o botes de plástico, sólidos y con cierre seguro.
  • Residuos blandos (compresas y apósitos) en cajas de cartón y bolsas de plástico.
  • Anatómicos en envases rígidos y sellados.

En cuanto a su almacenamiento, deben ser:

  • Lejos de fuentes de calor
  • Lejos del público
  • En un lugar limpio, ventilado, bien iluminado, bien asegurado contra robos y protegido de los elementos.

Los tiempos máximos de almacenamiento también variarán en relación con la cantidad de residuos producida durante un mes:

  • > 100 kg / semana: 72 horas.
  • <100 kg / semana y> 15 kg / mes: 7 días.
  • <15 kg / mes y> 5 kg / mes: 1 mes (excepto si hablamos de residuos perforantes).
  • <5 kg / mes y DASRI perforante: 3 meses.

 

Recogida y transporte de residuos médicos

Recogida y transporte de residuos médicosRecogida y transporte de residuos médicos

La recogida y transporte de los residuos médicos debe ser realizado por una empresa homologada especializada en el campo como el Reciclaje Médico .

En españa hay diferentes empresas que se encargan de la gestión de residuos de manera eficiente. Sin embargo en este artículo mencionaremos a la empresa smv.es. Su equipo es capaz de recoger y transportar sus residuos hospitalarios infecciosos de acuerdo con las normas y estándares sanitarios sobre el transporte de materiales peligrosos .

 

Como es el tratamiento de los residuos médicos

La desechos médicos pasan por diferentes tipos de procesamiento dependiendo de su naturaleza.

Para los residuos líquidos y sólidos, son pretratados para asimilarlos a los residuos domésticos. Se muelen en dispositivos de desinfección. A continuación, se pasan a una fase de choque térmico mediante la adición de vapor en una habitación cerrada y compacta.

Para residuos tóxicos y radiactivos, se eliminan mediante incineración en fábricas autorizadas (a 850 ° C) . Además, esta destrucción debe rastrearse rigurosamente:

  • Mediante un acuerdo entre el productor de los residuos y el proveedor de servicios responsable de la eliminación
  • A través de el uso de un comprobante de control y un recibo.

 

Riesgos de un mal tratamiento de residuos sanitarios

Normalmente, cada residuo tiene un tipo de clasificación específica y, como tal, deben ser gestionados de forma segura tanto por el personal sanitario como por la empresa encargada de su gestión.

La gestión incorrecta de los residuos sanitarios puede afectar de fomra negativas a pacientes, trabajadores, ciudadanos y tener consecuentcias altamente negativas para el medio ambiente. Es por eso que un correcto tratamiento y almacenamiento, tanto dentro del hospital como en las plantas de procesado posterior, es fundamental para que la gestión de residuos sea todo un éxito.